Publicado en Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad (TDAH)

Niños hiperactivos

SIGNOS DEL TDAH EN NIÑOS PEQUEÑO

Aunque el TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactvidad), no puede diagnosticarse a edades muy tempranas, en niños pequeños podemos descubrir rasgos o signos de alarma, que nos guiarán en el diagnóstico posterior. Vamos a ver cuáles pueden ser:

  • Insomnio: Desde siempre han tenido problemas de insomnio, que como sabemos suele coexistir en el tdah. Cualquier alteración de la rutina del bebé, incluso la salida de piezas dentales, o cualquier progreso madurativo que les produzca excitación, puede dar lugar a un insomnio más acusado. De hecho, los bebés son altamente sensibles y perceptivos, y el sueño es en general el primer síntoma de que algo distinto está sucediendo. Los niños con este trastorno  tienen problemas durante el sueño con periodos cortos de sueño y despertar temprano, con gritos y llanto persistente. Es también muy común que tengan problemas digestivos, cólicos que persisten más allá de los cuatro meses. El hecho de que estos niños no duerman, hacen que los padres, estén exhaustos y agotados lo que evidentemente puede hacer que no respondan adecuadamente, puesto que están al límite y esa misma irritabilidad o ansiedad, acrecienta también la respuesta de este tipo de niños .
  • Una proporción de ellos tienen una historia de llanto excesivo y persistente durante la primera infancia y muchos niños que lloraban excesivamente durante el primer año de vida  continúan teniendo “dificultades de regulación” años después.
  • Tienen rabietas frecuentes e intensas. Son manifestaciones normales  dentro del desarrollo mental de un niño, pero las de los niños con tdah, persisten más allá de seis meses, y son especialmente intensas con crisis de llanto persistente, con chillidos y gritos. Frecuentemente arrojan objetos o rompen cosas que encuentran a mano, existen agresiones o autoagresiones, y son extenuantes y prácticamente diarias. Bajísima tolerancia a la frustración, de manera que si se les riñe o se les niega algo, pueden pasar horas hasta que su reacción explosiva pase.  Nunca parecen satisfechos, tienen negativas constantes a lo que les piden los adultos, y son desafiantes y  oposicionistas.
  • Pueden presentar un desarrollo motor precoz, son inquietos y trepadores, con una curiosidad insaciable que hace que tengan una constante actividad motora que además les hace más propensos a los accidentes puesto que no tienen noción del peligro.
  •  Estos niños presentan ciertos indicadores en el comportamiento que sugieren la posibilidad de problemas posteriores: Reaccionan exageradamente ante situaciones nuevas, cuando existen muchos estímulos se acrecienta su hiperactividad. Son irritables, y demandan atención continua. Cada minuto del día tienen que estar pendientes de él. Son impacientes y con bruscos cambios de humor.
  • Inmadurez en el lenguaje expresivo.
  • Problemas de atención ante una tarea monótona. En situaciones normales un niño de dos años, debe poder mantener la atención,  sin ser estimulado constantemente (como pasa en la televisión  o vídeos) o supervisado por un adulto, al menos siete minutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s