Publicado en Aula de Audición y Lenguaje, La Voz

La voz

LOS TRASTORNOS DE VOZ EN LAS AULAS

Cuidados preventivos para evitar las afecciones en la voz

La prevención es la mejor manera de evitar problemas vocales. Casi todas las universidades recogen en sus programas de Prevención de Riesgos consejos para evitar padecer problemas en la voz. A continuación te proporcionamos algunas recomendaciones básicas para tener una buena salud vocal.

Antes de nada habrá que saber que las medidas de prevención deberán adaptarse a cada individuo pues el grado de riesgo varía según determinados factores como el sexo, la edad, los años de experiencia docente, la asignatura que imparte, la edad de los alumnos… Estas medidas son especialmente recomendables para los meses de invierno, sobre todo por los cambios de temperatura.

 

Relacionadas con las costumbres personales

Evitar el tabaco.

Evitar agentes deshidratantes como el alcohol o la cafeína.

Beber abundantes líquidos.

Tener una disciplina de sueño

No utilizar la tiza cuadrada que suelta mucho polvo y sustituirla por rotuladores sobre pizarra de plástico.

Evitar especias picantes en la dieta.

No usar la voz durante demasiado tiempo y/o a gran volumen.

Si usas la voz de forma profesional es conveniente recibir entrenamiento y el apoyo de un especialista de la voz.

Evita hablar o cantar cuando tu voz esté dañada.

Mantenga una postura corporal correcta: espalda, hombros y caderas bien alineados.

Realice ejercicios de relajación.

No cene demasiado para evitar el reflujo de juego gástrico que irrita la laringe.

Los alimentos grasos provocan sequedad en la boca.

Relacionadas con el entorno

Humidificación del ambiente.

Evitar lugares cargados de humo

Controlar los ambientes con aires acondicionados o con calefacción muy fuerte

Mejorar la acústica de las aulas si es posible.

Utilizar micrófonos en aulas grandes, así como otros artilugios como proyectores de transparencias, vídeos, ordenadores… para evitar hablar todo el rato.

Relacionadas con la voz

Respirar por la nariz y no por la boca pues así evitamos la entrada de aire frío.

Evitar forzar la voz por encima del nivel de ruido-ambiente.

Vocalizar todas las palabras de manera correcta para utilizar menos intensidad de voz.

Practicar repitiendo la misma frase con distintas inflexiones de tono: interrogativo, afirmativo, informativo, dubitativo, crítico, etc…

Leer trabalenguas y textos complejos en voz alta.

Hacer ejercicios de extensión tonal, es decir, pronunciando una misma frase primero con tonos muy graves y posteriormente en tonos cada vez más agudos.

Utilizar un ritmo de emisión vocal correcto.

Si se tiene agotamiento físico o mental evitar hablar.

Guardar reposo si aparecen molestias.

Al salir del trabajo evitar abusar de la voz.

Moverse por la sala de forma relajada mientras se imparta la clase

Descansar entre pausas de clases

Aprender técnicas de manejo de voz

Economía vocal: es decir, aprender a usar menos palabras explicándose mejor.

Anuncios

Autor:

Profesora del Colegio San Vicente de Paúl, Gijón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s