Publicado en Aula de Audición y Lenguaje, La Voz

La voz

LOS TRASTORNOS DE VOZ EN LAS AULAS

Problemas más frecuentes de la voz

Laringitis, disfonías, afonías, rinofaringitis… son dolencias comunes que sufren los docentes. Bien es cierto que las mencionadas son las afecciones más graves que padecen los profesionales de las aulas pues lo habitual es que la mayoría de los trastornos sufridos (un elevado porcentaje comprendido entre el 65% y el 75%) se deban a disfonías funcionales, molestias vocales que no tienen relación con lesiones anatómicas sino con malas prácticas oratorias.

Las disfonías son variaciones de la voz provocadas por problemas en las cuerdas vocales. Existen diferentes tipos: orgánicas, funcionales, psicógenas o traumáticas. Se suele identificar por la voz ronca, apagada o con carraspera y tos. Para curarlas lo mejor es que sean diagnosticadas por un otorrinolaringólogo o foniatra para que programen un tratamiento que permita su cura. Normalmente la recuperación requiere la reeducación de la voz trabajando la relajación muscular (cuello y espalda), la respiración y la impostación de la voz.

Las disfonías funcionales simples como ya hemos comentado con las más habituales y las más fáciles de tratar porque no existen lesiones en el aparato fonador. Puede suceder que este tipo de trastorno se complique por la aparición de nódulos, quistes, pólipos, úlceras… son las conocidas disfonías orgánicas que sí que registran lesiones anatómicas y suelen producirse por patologías en la laringe, por problemas de origen neurológico o por alteraciones de origen traumático y quirúrgico.

La afonía es la primera afección de la voz que sufren nueve de cada diez personas. Su origen se encuentra en la mala utilización de la voz (hablar rápido, con nervios…) y se caracteriza por la pérdida de la voz completa o parcialmente. Con reposo y un tratamiento adecuado suele recuperarse en un par de días. Otro trastorno es la ronquera que se caracteriza por un tono bajo y suele estar originado por enfermedades en el aparato respiratorio como faringitis, amigdalitis, tos persistente, nódulos…

La inflamación de la laringe o laringitis suele estar causada por un virus aunque también puede deberse a un uso excesivo de la voz, y sus síntomas son tos, carraspeo y mucosidad que acaban por irritar y lesionar los tejidos. Su curación se trata con medicamentos, relajación y reposo y paciencia.

Anuncios

Autor:

Profesora del Colegio San Vicente de Paúl, Gijón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s