Publicado en Autismo

Autismo

Fuente: La Nueva España de Gijón

Por una educación en igualdad

 

«Nuestros hijos tienen derecho a aprender y avanzar como el resto», sostienen las familias de niños con trastornos autistas.

Garantizar el aprendizaje de los niños mediante la coordinación de docentes, profesionales y familias. Éste fue uno de los planteamientos que realizaron ayer desde la plataforma de padres de alumnos con trastornos del espectro autista, que eligieron las instalaciones del Club de Regatas para debatir sobre los problemas a los que se enfrentan en la educación de estos niños.

«El futuro de nuestros hijos, su grado de autonomía y su calidad de vida, dependerá de una atención educativa centrada en su persona, con sus dificultades y sus distintas capacidades. Nuestros hijos tienen derecho a aprender y a avanzar como el resto de los niños», sostienen los progenitores. Mientras los adultos mantenían un encuentro con la directora general de Ordenación Académica, Autonomía Organizativa e Innovación, María José Triguero, así como varios profesionales y pedagogos, los niños disfrutaron de una animada sesión de magia, globoflexia y juegos protagonizada por el mago Manu.

Una vez finalizadas las actividades, pasadas las nueve de la noche, y con motivo de la celebración del «Día mundial de concienciación sobre el autismo», hoy, lunes 2 de abril, se iluminó de azul el edificio del Ayuntamiento, en la plaza Mayor, como gesto de solidaridad con los afectados por este trastorno y para favorecer el conocimiento del mismo a la población. Algunos niños lucieron durante la jornada en el Club de Regatas la camiseta identificativa, también en color azul, de la jornada mundial contra el autismo. «Favorecer la inclusión socio-educativa de los pequeños es un proceso que necesita la implicación de todos», subrayan los progenitores.

Citamos la fuente del Comercio de Gijón

Las familias piden más ayudas ante el Día Mundial del Autismo, que afecta a 800 menores asturianos

 
Gijón se tiñó ayer de azul por una causa de las que de verdad merecen la pena. Un color que iluminó la fachada del Ayuntamiento pasadas las nueve de la noche en un acto que contó con la presencia del teniente de alcalde, Rafael Felgueroso, y que hoy servirá para dar visibilidad al Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo.
Decenas de familias agrupadas en torno a la Plataforma Padres de Alumnos con Trastorno de Espectro Autista (TEA) de Asturias, recién constituida, tomaron la delantera en las reivindicaciones durante una velada organizada por la tarde en el Club de Regatas. Una fiesta por todo lo alto para «la inclusión», para «jugar, disfrutar y reír rodeados de otros niños», en la que el azul fue también el protagonista y en la que Quini estuvo porque «había que estar». Y porque, explicó, «la vida de estos niños, la vida en general, es una lucha. Y, pase lo que pase, hay que seguir luchando».
Eso fue lo que empezaron a hacer hace dos años los gijoneses Alberto Rodríguez y Trini González, cuando a su hijo Álvaro, que ahora tiene cuatro, le diagnosticaron este trastorno aún rodeado de mitos.
Como Álvaro, uno de cada 300 niños en España sufre algún trastorno del espectro autista, según las últimas pruebas de diagnóstico que realizan los investigadores de la Universidad de Salamanca y del Instituto de Salud Carlos III en niños de 18 a 24 meses, para detectar de forma precoz estas alteraciones causadas por trastornos del desarrollo cerebral.
Como casi todos los padres, Alberto y Trini no se habían planteado «que hubiese algún problema después de un embarazo y un parto completamente normales». Y lo pasaron «mal, muy mal» cuando empezaron a aparecer señales de alerta que nadie detectó en la guardería, como que Álvaro jugaba solo o que no miraba cuando le llamaban, cuenta esta madre que lo único que quiere para su hijo es «que sea feliz y que tenga una vida lo más normal posible, con sus limitaciones pero también con sus capacidades». Las etiquetas se las deja «a otros, porque cada niño es un mundo y es imposible saber cómo va a evolucionar».
La clave ante un futuro que se presenta incierto, dice Alberto, es «paciencia y trabajo día a día». Pero, para eso, además de un diagnóstico precoz y de la intervención de profesionales como pediatras, psicólogos o logopedas, necesitan «apoyos específicos que ahora escasean. Por ejemplo, dentro de las aula de los colegios ordinarios».
Por el momento, Rafael Felgueroso ofreció ayer «el respaldo incondicional del Ayuntamiento» a las familias, que estiman que «hay unos 800 niños con este tipo de trastornos escolarizados en Asturias» y que han conseguido que se adapte la definición de autismo en la próxima edición impresa del diccionario de la Real Academia Española (RAE).
A partir de ahora ya no se presentará como un síndrome infantil caracterizado por la incapacidad congénita de establecer contacto verbal y afectivo con las personas, sino como un «trastorno del desarrollo que afecta a la comunicación y a la interacción social, caracterizado por patrones de comportamiento restringidos, repetitivos y estereotipados». Un pequeño pero gran paso hacia la necesaria normalidad.
Anuncios

Autor:

Profesora del Colegio San Vicente de Paúl, Gijón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s